Querido amigo Fidel: ¡Felicidades! Celebro infinito el merecido

homenaje que te van a hacer, que siendo hijo adoptivo de

Campanario, has trabajado para el pueblo desde el año 50, como

si fuera tu pueblo natal. Lo has hecho incansablemente para

hacernos más grata la vida, no solo en cuestiones de fe, sino

musicalmente. Fidel, eres un gran hombre, y Dios te ha

concedido la gracia de disfrutar de años interminables en nuestra

compañía. Has sabido y sabes vivir intensamente y eres un

ejemplo para todos nosotros. ¡Felicidades, querido amigo!

Homenaje a Fidel el sacristán de Campanario.

0000000000000000000

Pero que bien bailan estas mozas. ¡Apoteósico! la gente en pie

pidiendo otra, otra, otra. El aire extremeño se masticaba en la

atmósfera de Parla. El público vibró de emoción viendo y

escuchando nuestras letras, nuestra música, las voces, los bailes y

sus lindezas, en suma los primores del grupo. Y lo que puso el

broche fue nuestra banda municipal. Máxima concentración,

música de nivel, con orden y exquisitez en la interpretación;

calurosos aplausos y público en pie pidiendo otra, y otra y otra.

Público que fue complacido con otra brillante interpretación.

Y lo que quedó por encima de todo fue la proyección, mediante

vídeos y conferencias por tierras madrileñas, de un pueblo

centenario, lleno de historia, lleno de ilustres literatos y gente

trabajadora y emprendedora. Hallazgos reveladores de otras

culturas y rica historia de un pasado lleno de inquietudes y

deseos de progresar. Gente sencilla pero aventajados a su tiempo

y con una mente abierta y constructiva.

Por último, agradecer a la corporación municipal la iniciativa de

celebrar este encuentro con paisanos y extremeños residentes en

Parla, que muchos de ellos se han visto obligados a dejar su

terruño con mucho sentimiento y mucha pena. Ha sido un

encuentro muy beneficioso para ambos pueblos. Nuestro

querido Campanario ha dado la nota y nunca mejor dicho,

hemos dado lo máximo con nuestra actuación y proyección y

nos han dado el mejor recibimiento y el mejor regalo, su cariño.

Me congratulo de nuestro hermanamiento con Parla.

0000000000000000000

VOLVER