¡Inaudito!, ¡increíble de entender si no se ve! Montones de

puestos de verduras y otros productos, personas comprando y

un tren que transita a lo largo de una calle cubierta con toldos a

una altura de dos metros y medio, eso, ni lo entiendo ni lo

entenderé jamás. Sí sé una cosa, que eso sólo puede pasar en la

India. En una calle con una vía del tren todo lo largo y que en la

misma calle celebran el mercadillo de los miércoles, toda llena de

puestos de fruta y de verdura. Cuando viene el tren -un minuto

antes- retiran todos los cestos y mantas y demás objetos hasta

que pasa; nada más pasar lo vuelven a poner en el suelo a lo

largo y ancho de la calle. Lo más surrealista que he visto en mi

vida. Pasa tan rápido el tren –de dos a cinco minutos- que

cuando todo vuelve a la normalidad te parece que has tenido

una visión y cuesta creer lo que acabas de ver. Querido lector,

si piensas que es surrealista el relato rayando lo

esperpéntico, mucho más lo pienso yo.

0000000000000000000

VOLVER