Introducción

Todos en los Grupos manifestamos algo: unos, deseo de ayudar, otros, de aclarar, los hay que agreden (pocos), otros que felicitan…, en todos ellos se ve agrado o descontento. En suma, se trata de una multitudinaria manifestación  en la que casi todos tenemos algo que decir, aprobar o reprobar. Hoy yo, desde mi ventana, después de ver todo lo que van diciendo o dejando aquellos que pasan delante de mi puerta –ellos tampoco me ven a mí aunque si quieren pueden saber si estoy y al tiempo ver también lo que digo-, me asiste la libertad de poder responderles con lo que yo pienso al respecto, u opinar, como todos hacen, de cualquier otro tema.

Estoy asombrado de la potencialidad de esta herramienta que, usada sabiamente, podría transformar el mundo en cuatro días. Aunque para eso se necesita contar con gente sabia, valerosa, honrada y solidaria, y hoy por hoy pesa sobre nuestra sociedad la sospecha de que hasta el mejor postor y lleno de buenas intenciones, se puede corromper si le ponen al lado de la caja.

Afortunadamente, muchos pasos se pueden dar y muchas cosas se pueden hacer usando la palabra como hacemos en los Grupos, cuando llegáramos a la necesidad de cosas mayores, donde hubiera que manejar dinero, ya veríamos a quien ponemos en la gerencia y en la caja.

Quiere decirse, que de momento utilizaremos el medio sin mayor pretensión, para relacionarnos, crear y potenciar la amistad entre personas de la geografía nacional incluso mundial, aportando novedades en materias diversas, compartiendo fotografías y vídeos, y lo que es normal, de forma lúdica, sin esperar grandes cambios sociales. De todas formas, no tardando mucho, para aquellos que quieran cambios, en España se va a abrir un periodo de ofertas y demandas, en él veremos quienes se acercan a las expectativas que exige nuestra frágil nación; veremos quién supera la prueba de las diversas propuestas ofertantes. Yo a los mayores les propondría estar en la reserva, pues ya han tenido su oportunidad, no obstante tienen el mismo derecho que todos nosotros de opinar y elegir al mejor postor.

He derivado en la política porque los Grupos y las redes en general son un medio casi gratuito para la oferta y la demanda, el análisis y la elección, siempre tomando como premisa que el dinero debe estar en el bolsillo del contribuyente. El Estado sólo debe manejar lo estrictamente necesario para el gasto público. Y eso de endeudarse sin tener, debe estar terminantemente prohibido, con las solas excepciones de que sean los contribuyentes quienes lo aprueben, que en definitiva son quienes lo van a pagar. Volvemos a la calle multicolor, multirracial, y como dije antes multiopinable.

Hasta ahora hemos hablado de comunicación, de cuestiones mentales, hoy y aquí en la introducción saco a colación este tema a sabiendas de que se trata de algo importante como es la salud y que se puede mejorar con unas pautas o ejercicios al alcance de todos. Me gustaría deciros, que es bueno y necesario tener presente el cuerpo, sobre todo los que somos dados a coger kilos, y que  si mantenemos una buena vitalidad corporal, nos ayudará a ver la vida con más objetividad, a ser más críticos con los que nos gobiernan en cualquier ámbito. Nos ayudará también a estar más ágiles y a tener más salud interior y para ello tenemos que hacer ejercicio andando un poco más.

Intentaré con pocas palabras poder ilustrar la idea de ganar en salud; en páginas posteriores lo veremos: Todos estamos abiertos a aquellas opiniones que puedan ayudarnos a crecer en salud, intelectualmente y moralmente.

Próximamente contaré alguna experiencia vivida, de cómo y dónde ejercitarse para que sea asumible en todos los casos. Incorporo este tema de salud a la Introducción, como forma ilustrativa del uso que se viene dando de este tema en algún Grupo; a lo largo de todo el libro observaréis una constante en mi participación metido en temas diversos pero un tanto limitados, me he tirado a la piscina sin saber nadar y sin flotador, opinando a diestro y siniestro sobre todo aquello que a mi entender merecía otra mano de brillo, cuando no, poner algo de mi cosecha personal, y ahí está el resultado: mucho cariño, mucho respeto, mucho ánimo, mucha fe en la Virgen de Piedra Escrita y en su hijo Jesús y todo ello, aderezado con unas gotas de humor para alegrar la vida, que falta nos hace, en la confianza de que puedan ser útiles algunas recomendaciones  y sobre todo que sea entretenida la lectura.

El autor