Pero también hay que acordase de estos niños que deambulan
por la calle sin un techo y una comida caliente. Si no instamos a
gobiernos que busquen soluciones y no apoyamos a ONGS para
que hagan llegar nuestra ayuda, mal futuro les espera a estos y
tantos niños de países pobres y países ricos.
También denunciar el hambre que pasan muchas familias en
países ricos como España, por un mal reparto de la riqueza. Y
otras muchas que no pasan hambre gracias a Caritas, que
siempre está presta a socorrerles. Vergüenza nos tenía que dar,
que en España no haya trabajo ni pan para todos y que haya
tanto despilfarro y tanto choriceo. Lo que se ha descubierto en
estos días parece de película. Es obscena esta actitud en
cualquier circunstancia, pero en este tiempo de crisis es
bochornosa.
0000000000000000000

Más de lo mismo, lo tengo dicho, no hay derecho. Cuando los
de arriba se están lucrando a manos llenas con nuestro dinero
mediante impuestos, multas y sanciones, precios altos y bajos
sueldos y pensiones de miseria, hay que tener más consideración
con los de abajo y más todavía con una madre de un niño con
síndrome de Down. Que designen una partida para casos de
emergencia, ¡si no lo van a poner de su bolsillo!, ¿por qué no hay
mayor solidaridad con el desvalido en el país de la abundancia?
¡Que no estamos en el Sahara, ni en Etiopía!
0000000000000000000

Este es el premio que Dios da a esta extraordinaria mujer por su
buena obra. Cuando su propia madre los abandona por haber
nacido sin brazos, culpa que no es de ellos y sí más bien puede
ser de la madre por haber hecho algo contrario a la buena salud
con efectos genéticos, no acepta su responsabilidad, culpando y
renunciando a unos hijos encantadores con un corazón lleno de
gratitud que no les cabe en el pecho y los deja en una caja de
zapatos en un parque. Así es este mundo de Dios, de la nada sale
mucho (uno de los hermanos canta como los ángeles) cuando lo
mucho se desvanece como una nube. Me gusta nuestro Dios.
Recordemos a Nick, otro caso similar. Por eso, quién sabe si los
niños que están siendo abortados podían haber sido los
transformadores de este mundo que tan urgente necesita un
cambio, que todos fuésemos libres de ir a donde quisiéramos sin
ningún temor de ser asesinados, robados, violados o
encarcelados. Este mundo con todos sus encantos naturales que
aún sigue lleno de peligros.
No hay nada mejor que la libertad y la tranquilidad que trae la
seguridad. Basta observar con la tranquilidad que viven los
extranjeros en España. Ese es el mundo que me gustaría para
todos los hombres y mujeres del planeta. Y el mundo en el que
nadie se acueste sin cenar por falta de alimento. Eso que sigue
pasando en la actualidad es inhumano en este mundo
globalizado; además de una buena educación, que de manera
indirecta sirve para descubrir los talentos que tanto progreso
traen a la sociedad, educación que debiera estar al alcance de
todos los niños de la tierra.
Los países que quieran reconocimiento e intercambio comercial
se deberían someter a una justicia universal y así poder frenar sus
posibles desequilibrios económico y sociales, las guerras, la
hambruna… No se puede consentir la barbarie que está
sucediendo mientras el mundo organizado de hoy (Naciones
Unidas) lo consiente y mira para otro lado.
0000000000000000000

VOLVER